Características de las uvas Merlot

Los vinos elaborados con la variedad de uva Merlot se caracterizan por ser vinos elegantes, de color muy intenso y gran personalidad aromática. A partir de esta variedad se producen en todo el mundo tintos equilibrados y de taninos bien definidos. Vinos exuberantes que siempre sorprenden agradablemente a los recién iniciados en el mundo del vino. 

La uva Merlot es una de las variedades más plantadas del planeta, tan solo después de la Cabernet Sauvignon, con cerca de 270 000 hectáreas de cultivos repartidas por viñedos de todo el mundo.

De alto potencial enológico, la Merlot está considerada como una uva o variedad mejorante, una variedad que puede dar tan buenos vinos monovarietales que se emplea para mejorar las características de otros vinos a través de mezclas y coupages.

Hoy conoceremos un poco mejor todo lo que nos ofrece esta variedad de uva tan característica.

Origen de la variedad de uva Merlot

La Merlot es una uva autóctona de Francia, de la zona sudoeste del país, donde se ubica la conocida región vinícola de Burdeos. En esta gran zona vinícola comenzaron a plantar esta uva sobre todo a partir de los inicios del siglo XIX, convirtiéndose en una de las variedades más típicas del Médoc. Las uvas de esta variedad muestran un color tan intenso y de una profundidad tal, que las asemeja al color de los mirlos negros. De estas aves, en francés, merle noir, deriva inicialmente el nombre de la variedad Merlot.

Desde un punto de vista genético, se trata de una uva muy similar a la Cabernet Franc y a la Mencía. También está la Merlot emparentada con las variedades Carmenere y Cabernet Sauvignon. Así, las características de la uva Merlot nos pueden recordar a menudo a muchas de las peculiaridades mostradas por estas variedades hermanas.

Zonas de Producción de la uva Merlot

La Merlot es una variedad muy importante en Francia, donde su cultivo representa cerca del 14 % del total del país. Pero su cultivo se halla ampliamente extendido también por todo el mundo, principalmente en Europa, con una gran tradición en la viticultura de Italia, y también, aunque en menor medida, en países como España y Portugal. También podemos encontrar importantes cultivos de Merlot en países más lejanos, como Australia, Argentina o Chile. Dentro de nuestro país, la producción de la variedad Merlot está tradicionalmente asociada a tierras como Navarra y Cataluña, pero también podemos encontrar cultivos significativos de esta uva en otras zonas del territorio nacional como Aragón, Valencia, Extremadura o Castilla La Mancha. En todas ellas se producen vinos de excelente calidad aprovechando el gran potencial enológico de la uva Merlot, tanto vinos monovarietales como de mezcla.

Características de la uva Merlot

La vid de la Merlot es vigorosa y de porte erguido. En ocasiones puede requerir de tutores o espalderas para no desviarse al crecer. 

Es una variedad muy fértil, que se caracteriza sin embargo por un nivel de producción medio-bajo, dando pocos racimos no demasiado compactos. Estos muestran forma de cono y suelen ser largos, aunque de tamaño no muy grande. El color de las bayas de Merlot es tan vivo que a veces se extiende también hasta el raspón. Las uvas son esféricas, a veces tirando a oblongas, de forma bastante regular y tamaño equilibrado en todo el racimo, más bien pequeñas o medianas. La piel de la Merlot tiene buen grosor y es de tinte oscuro, de tono azulado, a veces casi negro. En cuanto a la pulpa, esta es clara, sin mostrar la pigmentación que sí presenta el hollejo. Su consistencia es firme y jugosa.

Estas uvas Merlot contienen una buena concentración de azúcares y su gran coloración nos anticipa también su alto contenido en flavonoides. Así, el mosto de las uvas Merlot es muy rico en resveratrol y antocianos, responsables estos últimos de su intenso color. 

Enfermedades y problemas de cultivo

La Merlot es una uva delicada, que se caracteriza por su muy baja tolerancia a la sequía y por su vulnerabilidad ante el ataque de hongos del género Botrytis y enfermedades típicas de la vid como el mildiu. Es por el contrario resistente al ataque del oídio. También resulta sensible a las heladas tardías, algo que se ve agravado por su cualidad de variedad tempranera. Prefiere los climas frescos y con temperaturas no demasiado elevadas. En cuanto a los suelos, las cepas de Merlot muestran una buena adaptación a todo tipo de terrenos.

Características de los vinos elaborados con Merlot en la cata

En su modalidad monovarietal, los vinos de Merlot se caracterizan por su elegancia, su moderado nivel de acidez y por sus taninos redondos y bien definidos. Es por ello que los Merlot son vinos especialmente indicados para la crianza, preferiblemente en madera de roble, ya que estas características lo hacen un vino perfecto para la guarda.

A la hora de la cata, los vinos de Merlot son siempre interesantes y sorprendentes para los no conocedores de esta variedad.  

A la vista son vino de color intenso, profundo y vivo, al igual que se muestran los frutos de esta uva. Las tonalidades van desde los rojos rubí más profundos hasta los matices violáceos. Unos tonos que se van perdiendo a mayores tiempos de crianza, pero a ritmo más lento que en el caso de los tintos elaborados con otro tipo de variedades.

La gama aromática de estos vinos es rica y elegante, y abarca desde las notas de frutos rojos y frutos del bosque hasta los aromas más especiados, e incluso pueden presentar un cierto recuerdo al aroma de las violetas o al cuero. También nos sugieren los vinos de Merlot aromas como los de las aceitunas, el pan recién horneado o las rosas. 

En boca son vinos con cuerpo, de notable contenido de alcohol y de buena estructura, pero sin dejar de resultar suaves y aterciopelados al gusto. Son vinos redondos y equilibrados, con taninos elegantes y un nivel de acidez que se percibe como moderado. El recuerdo de estos vinos a menudo nos sugiere notas de caramelo, de frutas maduras, moras, e incluso de ciruelas, pasas o miel.

Faustino Rivero Ulecia Merlot

Para seguir aprendiendo sobre la variedad Merlot, nada mejor que disfrutar de un vino monovarietal elaborado a partir de esta uva de características tan llamativas. 

Nosotros proponemos nuestro Faustino Rivero Ulecia Merlot, un vino elaborado con racimos de esta variedad cultivados en viñedos a entre 600 y 800 metros de altitud. A través de su bajo rendimiento, obtenemos bayas de gran calidad y de buena concentración.  

A la hora de la vinificación, sometemos el mosto a una fermentación a temperatura controlada de entre 23 °C y 28 °C, practicando remontados diarios. Después, realizamos una segunda fermentación maloláctica, con movimiento de lías, para obtener todo el carácter tánico tan propio de los vinos Merlot.

El resultado de este Faustino Rivero Ulecia Merlot es un vino tinto de color profundo con destellos granates. De aroma intenso, con una gama que va desde las notas suaves florales hasta los matices más especiados. En boca, es un vino de marcado carácter frutal y nos habla de moras, fresas y otras frutas maduras. Su comportamiento tánico es equilibrado y redondo, y su final, largo.

Un vino tinto Merlot elegante, perfecto para acompañar con carnes rojas, legumbres, todo tipo de quesos o frutos secos.

Deja un comentario