Cómo servir el vino en la mesa

Aprende a servir el vino como si fueras un auténtico sumiller y disfruta de cada copa de vino al máximo, porque la forma en la que lo sirves influye también en su cata. Y es que en ocasiones, los actos más cotidianos como puede ser servir el vino en la mesa, son los que peor hacemos desde un punto de vista protocolario. Y, ¿sabes a qué se debe esto? Por dos razones: por un lado, porque muchas veces aprendemos por imitación y no pensamos si lo estamos haciendo bien o mal; simplemente lo hacemos porque así lo hacían nuestros familiares, amigos, etc. Por otro lado, porque hay actos cotidianos tan antiguos, que el común de los mortales no hemos aprendido cómo hacerlo correctamente, pero los profesionales que se dedican a ello sí.

Esta es la razón por la que hoy hemos querido escribir este artículo para ti, que te preguntas cómo servir el vino o, más bien, cómo servir de manera profesional el vino, sin dedicarte a ello. Así que te vamos a contar todos los aspectos que tienes que tener en cuenta para lograrlo y en cuanto lo empiezas a aplicar, te vas a dar cuenta de que tomar una copa de vino es algo todavía más agradable de lo que ya lo era para ti.

Aspectos a tener en cuenta para servir el vino como un profesional

Son sencillos, te van a parecer obvios cuando los leas, pero te falta aplicarlos entendiendo los motivos por los que tienes que seguir estos pasos para servir bien una copa de vino.

1. La temperatura ideal de cada vino

Seguro que te has dado cuenta de que hay vinos que se sirven bien fríos y que, incluso en los restaurantes, te sacan una cubitera cuando te ofrecen la botella y otros que, sin embargo, se toman a temperatura ambiente. Esto no es por capricho, sino porque cada tipo de vino tiene que servirse a una temperatura concreta.

Por eso, si te preguntas cómo servir vino tinto, lo primero que tienes que saber es que el vino ha de estar a una temperatura de entre 12 y 14 grados si se trata de un tinto joven; de entre 14 y 17 si se trata de un Crianza o vino de autor y de entre 16 y 18 si se trata de un Reserva o Gran Reserva.

Por el contrario, si lo que quieres es saber cómo servir vino blanco, la temperatura ideal que deberá tener dicho vino oscilará entre 10 y 12 grados si es un blanco Crianza y entre 7 y 10 si es un blanco joven como el Marques del Atrio Blanco.

Por último, los vinos dulces se sirven a una temperatura de entre 10 y 12 grados y los rosados, entre 7 y 10 grados.

2. Cómo descorchar bien el vino

Otro punto importante y que no siempre se hace bien es el descorche. Para extraer el corcho hay diferentes métodos, siendo el del sacacorchos el más habitual. Si lo vas a hacer así, ten en cuenta que a la hora de clavarlo, lo pongas bien en el centro, de manera que no se rompa.

Además, es importante que no se manipule mucho la botella. Colócala sobre la mesa y que lo que gire sea el sacacorchos, no la botella. El sacacorchos, además, siempre debe colocarse en posición vertical.

3. Elige la mejor copa para cada variedad de vino

Sí, este es otro punto que también influye en el momento de la degustación y por eso queremos darte las indicaciones para que elijas el mejor tipo de copa, en función del tipo de vino que vayas a catar en cada momento:

  • Copa para vino tinto: lo recomendable es elegir las copas de tipo Burdeos. Es decir, copas altas, de manera que desde que el vino llega desde el fondo de la misma hasta la boca se oxigena y se elimina el amargor de este tipo de vinos.
  • Copa de vino blanco: al igual que las de vino tinto, en este caso también es necesario que emplees las de tipo Burdeos, pero las que sean más bajas, pero que tengan el talle más largo. De esta forma no calentarás la copa porque, recuerda, que el vino blanco se toma bien frío.

4. El orden de los vinos

Los vinos siempre han de servirse en el momento justo antes de que llegue el siguiente plato y, por supuesto, también resulta un punto esencial que esos vinos mariden con el plato al que acompañan.

Por lo general, una recomendación universal está en emplear vinos blancos para pescados, tintos para carnes y dependiendo de su sabor, ambos para quesos y otros embutidos. No obstante, el mejor maridaje no se basa en las reglas que ya están establecidas, sino en lo que te diga tu propio paladar.

5. Cómo servir el vino

Si alguna vez te has fijado cómo sirven el vino los camareros, te habrás dado cuenta de que empiezan por su izquierda y que lo hacen por detrás, a la derecha de las personas. Por supuesto, de pie. Si eres la persona que va a servir el vino, nada de hacerlo sentado, sobre todo si quieres que este acto sea algo profesional.

Y ahora que ya tienes todos estos datos y ya vas a poder hacer disfrutar a tus invitados de una gran experiencia a la hora de tomar vino, solo te queda saber que toda copa sabe mejor, cuanta más calidad tiene el vino.

Por esa razón, nosotros te recomendamos que pruebes nuestros vinos Marqués del Atrio, todo un #PlacerInalterable que hará de tu comida o cena con tus seres queridos una experiencia para recordar.

Deja un comentario