Qué ver en Tudela: historia, patrimonio y gastronomía de una joya a orillas del Ebro

Desde sus iglesias y palacios medievales hasta sus parques naturales y propuestas de enoturismo, recorremos 5 atracciones que nos permitirán tener una idea de qué ver en Tudela y sus alrededores.

Porque si estamos viajando por Navarra, no podemos dejar de visitar esta ciudad. La cercanía entre sus principales atractivos turísticos, y una cultura que refleja la mezcla y diversidad de las civilizaciones que la han poblado a lo largo de los siglos, hacen de ella una excelente opción para una escapada de fin de semana.

Qué ver en Tudela y alrededores: 5 imprescindibles

1. Crucemos el Ebro: un puente con historia

Fuente: Wiki Commons

Tudela, como muchos pueblos y ciudades de España, está emplazada a orillas de un río, en este caso el Ebro. Este cuerpo de agua dulce ha acompañado la historia y el crecimiento de la ciudad desde sus inicios, y para poder conectar ambos lados de su ribera se construyó un puente que hoy en día es uno de sus emblemas. Su construcción data del siglo IX, durante la ocupación musulmana de la península. Con más de 360 metros de largo y unos 17 arcos de piedra que lo sostienen, el puente de Tudela es una atracción en sí mismo. Además, sirve de mirador panorámico, ya que desde él se pueden observar otros atractivos de la ciudad como la Puerta de la Mejana, una de las primeras huertas de la zona, que ha brindado frutos a la comunidad durante siglos.

2. La Catedral de Tudela: un templo, dos religiones

Fuente: Wiki Commons – Martpan

Cuando viajamos a Tudela, su Catedral dedicada a Santa María la Blanca es una de las paradas obligatorias. Este templo destaca por sus portales y relieves, sobre todo su puerta principal donde sus paredes narran el Juicio Final. Es una construcción ecléctica, ya que podemos encontrar rosetones góticos y capillas de estilo renacentista y, sin duda, una joya arquitectónica de gran valor patrimonial, tanto para Tudela como para toda Navarra. Un dato no menor es que este templo se construyó donde originalmente se erigía la Mezquita de Tudela, siendo un punto de peregrinación que resguarda siglos de historia y fe entre las dos principales religiones que han formado parte de la cultura ancestral de la ciudad.  

3. El Palacio Decanal: morada de reyes y papas

Fuente: Wiki Commons – José Luis Filpo Cabana

Al visitar la catedral, no debemos dejar de adentrarnos en uno de sus construcciones vecinas, el Palacio Decanal, también llamado Palacio de Deán. Podemos entrar en este emblemático edificio desde el claustro románico de la catedral, lo cual nos permite disfrutar en una misma visita de dos joyas de la historia de Tudela. Construido en el siglo XV y restaurado varias veces a lo largo de los siglos, el Decanal ha albergado bajo su techo tanto a reyes como a Papas en su paso por la ciudad. En la actualidad este edificio de estilo gótico-mudéjar es sede del Museo de Tudela, albergando su colección de arte, disponible para el disfrute de lugareños y turistas. Entre las obras más importantes que posee el museo está el óleo del  “Juicio Final” pintado por El Bosco.  

4. La Plaza de los Fueros: terrazas y charlas

Fuente: Wiki Commons – Emvallmitjana

Este es quizás el punto más concurrido del casco viejo de Tudela. Entre sus cafés, bares y terrazas, es el lugar predilecto para disfrutar de una buena conversación de la mano de una copa de vino y un aperitivo. Lleno de historia gracias a los edificios patrimoniales que la rodean, la Plaza de los Fueros es un clásico, no solo para turistas sino para los tudelanos. Algo que no puedes perderte son los murales de cerámica, donde se escenifican motivos taurinos, una huella indeleble de las populares corridas de toros que albergó la plaza en el siglo XVII. 

5. Las Bardenas Reales: un paisaje de otro planeta

Si bien Tudela está repleto de historia y patrimonio cultural, también cuenta con atractivos naturales que vale la pena visitar. Uno de estos es el Parque Natural de Las Bardenas Reales, un paisaje semidesértico que destaca por sus formaciones rocosas de formas peculiares, erosionadas por siglos de viento y lluvia. Estar en este parque es como trasladarse a un valle lunar o marciano. No dejes de visitarlo, sacar muchas fotos y disfrutar del paisaje. Eso sí, lleva calzado cómodo y agua, ya que subir y bajar esas rocas tiene su cuota de esfuerzo. 

Enoturismo en las cercanías: uvas, copas y algo más

Tudela es una ciudad que deslumbra por su historia, sus maravillas naturales y también por su gastronomía. Un viaje completo siempre debe tener en su itinerario una buena dosis de sabores y aromas. Por eso te invitamos a recorrer las cercanías de Tudela y adentrarte en el mundo de sus vinos, los cuales atesora, al igual que sus calles y monumentos, siglos de historia. 

Un plan ideal para disfrutar en las cercanías de Tudela, es visitarnos en nuestras Bodegas Faustino Rivero Ulecia. Ahí podrás realizar distintos tipos de actividades relacionadas con el mundo del vino y la cultura, desde recorrer las instalaciones para conocer el proceso de elaboración del vino, hasta degustar una cata con maridaje que promete una explosión de sabores al paladar. Incluso para aquellos amantes de la música en vivo y la danza, tenemos una agenda de actividades que harán de tu visita una experiencia multisensorial.  

¿Ya sabes qué ver en Tudela y sus alrededores? Visitar esta ciudad será sin duda algo más que una escapada, porque es una gran variedad de experiencias para todos los gustos. Anímate a recorrer sus calles, su rivera y su historia. No tenemos ninguna duda de que querrás volver.

Deja un comentario