¿Qué ver en Arnedo y alrededores?

La ciudad de Arnedo es uno de los principales puntos de interés y un lugar clave desde el que conocer los secretos de la región de Rioja Oriental. Tanto como destino enoturístico del que disfrutar durante una escapada de fin de semana, como a modo de “campamento base” desde el que ir descubriendo los alrededores de la región durante estancias de mayor envergadura. Y es que con alrededor de 15.000 habitantes, Arnedo es la tercera ciudad más poblada de La Rioja y su ubicación clave a medio camino entre Calahorra y Enciso la convierten en el lugar ideal desde el que pivotar sobre el resto del territorio que forma el Valle del Cidacos. No en vano, seguramente esta situación estratégica en la llamada Hoya de Arnedo fuera fundamental a la hora de dotar de importancia a la ciudad a lo largo de los diferentes períodos históricos y hasta nuestros días. Desde los tiempos en los que se conformó como asentamiento neolítico, pasando por la llegada de los pueblos celtíberos y llegando a la dominación romana, visigoda y musulmana de la ciudad. 

Para conocer un poco mejor esta importancia histórica y actual de Arnedo como núcleo de población y enclave turístico, cultural y económico dentro de La Rioja, hoy proponemos un breve recorrido por algunos de los principales puntos de interés que no podemos perdernos en nuestra visita a Arnedo y alrededores. ¡Comienza el viaje!

Nuevo Cinema

Iniciamos nuestra ruta desde el edificio del Nuevo Cinema sede de la Oficina de Turismo de Arnedo, lugar en el que podremos informarnos sobre qué ver en Arnedo y alrededores, o desde dónde reservar una visita al siguiente punto de interés de nuestra ruta: la Cueva de los Cien Pilares. En el mismo edificio podremos visitar también la exposición La Celtiberia en Arnedo en la que se muestra una pequeña parte de los restos materiales encontrados en las excavaciones llevadas a cabo en el poblado celtíbero del Cerro de San Miguel.

La Cueva de los Cien Pilares y el Castillo de Arnedo

Si algo sorprende de la ciudad de Arnedo, ya desde que la divisamos a lo lejos desde la carretera, es su ubicación entre cerros de roca arenisca rojiza. Esta composición del terreno sobre el que se asienta la ciudad parece ser origen de su nombre en latín, herencia de su pasado como villa romana: arenetum, que vendría a significar algo así como “lugar de arena”. Pero no solo llama la atención del viajero la roca rojiza , sino las miles de perforaciones que esta presenta. Y es que los habitantes de estas tierras excavaron la roca para construir sus viviendas, sus templos y todo tipo de estancias en el interior de las colinas. Así, la Cueva de los Cien Pilares es la mejor muestra de este tipo de construcciones y es una de las paradas imprescindibles en Arnedo. En el Cerro de San Miguel encontramos esta maraña de cuevas y galerías subterráneas, en las que abundan los pilares que dan nombre al lugar, así como la presencia de numerosos nichos y ventanales al exterior desde donde se filtra la luz. La multitud de usos de estas galerías a lo largo de la historia es todavía incierta, aunque sí que se sabe seguro que han sido usadas como vivienda, desde los tiempos del Neolítico hasta los recientes años 60 del siglo pasado (actualmente puede visitarse una recreación de una cueva-vivienda de esta época), y también se cree que acogieron en su momento el monasterio medieval de San Miguel de Arnedo. 

Desde el mismo Cerro de San Miguel disfrutaremos además de una vista panorámica privilegiada de toda la ciudad, coronada por otro cerro justo en frente: el Cerro del Castillo, que hace referencia a la fortificación árabe construida en lo alto de la colina, el Castillo de Arnedo, de origen probablemente visigodo, desde donde se tenía una vista estratégica del Valle del Cidacos, así de toda la ciudad, entonces amurallada, de Arnedo. 

Tres iglesias que ver en Arnedo

A tan solo 48 kilómetros de Logroño, Arnedo cobró gran importancia como lugar de paso de la vía romana que unía Numancia y Calahorra, estableciéndose como un importante enclave religioso y comercial a partir de la Edad Media. De los siglos posteriores destacan tres iglesias que son una muestra de tres estilos arquitectónicos distintos y cuya visita es muy recomendable:

  • La iglesia de Santo Tomás. Construida a principios del s. XVI. Destacan en ella la espectacular bóveda en estrella de ocho puntas que soporta la cúpula del edificio y su portada de estilo gótico.
  • La iglesia de San Cosme y San Damián. También del siglo XVI, es la más grande de la ciudad, erigida en honor a los santos patronos de Arnedo, cuya festividad se celebra el 26 de septiembre. De esta iglesia merecen mención especial su espectacular retablo de estilo barroco y una talla de la Virgen de Vico, de estilo románico.
  • La iglesia de Santa Eulalia. Ubicada en la parte más alta de la ciudad, en el Cerro del Castillo, se cree que está construida sobre otro templo, que sería el más antiguo de Arnedo, si bien la edificación actual se levantó entre los siglos XVI y XVII. De esta iglesia de estilo gótico renacentista cabe destacar su colección de pinturas al óleo sobre cobre de la segunda mitad del siglo XVI, en las que se representan distintos pasajes de la vida de Cristo y de la Virgen, atribuidos al pintor flamenco Gabriel Frank. 

Arnedo, ciudad del calzado

A partir del siglo XIX la ciudad de Arnedo cobró importancia comercial por la fabricación artesanal de alpargatas, elaboradas a partir de las fibras de cáñamo y de esparto de la vegetación habitual en el paisaje del Valle del Cidacos. Durante ese siglo, los artesanos fueron dejando paso a una actividad cada vez más industrial en la fabricación de todo tipo de calzados. Hoy en día, la producción de calzado es la principal actividad económica en Arnedo y su importancia es fundamental para entender la historia reciente de la ciudad.

Para conocer la evolución de esta industria a lo largo de los años, desde el siglo XVI hasta nuestros días, podemos visitar el Museo del Calzado de Arnedo. También podemos aprovechar nuestra visita para renovar nuestros zapatos en alguna de las muchas tiendas que encontraremos por el centro de la ciudad o en la zona comercial ubicada en las afueras del núcleo urbano: Arnedo Shopping Factory.

Enoturismo en Faustino Rivero Ulecia

Enoturismo en Faustino Rivero Ulecia

Y de Arnedo, como de tantos otros lugares de La Rioja, no podemos irnos sin probar sus vinos. Sin salir de la ciudad, nosotros proponemos una visita a las Bodegas Faustino Rivero Ulecia, una bodega con más de 120 años de historia en la elaboración de vinos. Un lugar ideal para conocer de primera mano todo el proceso de elaboración de los vinos de La Rioja y descubrir el carácter de los vinos de Rioja Oriental. O, por qué no, para disfrutar de nuestros vinos a través de una cata o seguir aprendiendo sobre nuestra pasión con un curso de cata.

Tres visitas imprescindibles en los alrededores de Arnedo 

Como ya decimos, el atractivo turístico de Arnedo no termina en la propia ciudad. Al contrario, en sus alrededores podemos localizar algunos de los lugares más interesantes que visitar en toda La Rioja. Algunos de los pueblos más bonitos de Rioja Oriental se ubican a pocos kilómetros del municipio: Arnedillo, Munilla, Enciso, Quel, Autol , Peroblasco, Herce o Cornago, entre otros, bien merecen una buena visita. 

Por concretar, nosotros tan solo nos quedaremos con 3 destinos imprescindibles en los alrededores de Arnedo:

  • El monasterio Nuestra Señora de Vico. Fundado en 1456 y a tan solo 3 kilómetros de Arnedo, en un entorno natural, a la misma orilla del río Cidacos. Es un lugar perfecto para visitar en una pequeña ruta de senderismo partiendo desde la propia ciudad, que forma parte de la Via Verde del Cidacos.
  • Senda de los Dinosaurios de Enciso. Un destino perfecto al que acercarse con niños, donde poder observar algunas de las miles de icnitas (huellas) que dejaron los dinosaurios por toda La Rioja hace 120 millones de años. Para ahondar nuestro conocimiento sobre los saurios, nada mejor que acercarnos al Centro Paleontológico de Enciso. Y para concluir con nuestra inmersión en este mundo de dinosaurios, no podemos dejar de visitar El Barranco Perdido, el parque de paleoaventuras de La Rioja.
  • Turruncún. Y cerramos este breve recorrido por algunos de los puntos de interés turístico imprescindibles en una escapada a Arnedo y alrededores visitando las ruinas de la aldea abandonada de Turruncún, un pueblo abandonado a 9 kilómetros de Arnedo. Un lugar perfecto para la práctica del senderismo en las faldas del monte Peña Isasa. 

Como vemos, Arnedo tiene todo lo que se le puede pedir a un destino perfecto para una escapada de fin de semana a La Rioja: naturaleza, historia, cultura, gastronomía… Y claro está, también vino. 

¿Vienes a conocernos?