Comida típica gallega que tienes que probar

La gastronomía gallega es una de las más afamadas de España, ¡y no es para menos! Y es que la excelente ubicación en la que se encuentra situada Galicia: entre el mar y la montaña, hace que posea una gran diversidad de productos autóctonos y de gran calidad.

El marisco y el pescado, los pimientos de Padrón (que hasta cuentan con denominación de origen propia), la carne de vacuno y, por supuesto los quesos (Tetilla, O Cebreiro o San Simón da Costa), son solo algunos de los productos seña de identidad de Galicia.

No es de extrañar que con todos estos alicientes la comida gallega sea uno de los reclamos turísticos más potentes de esta comunidad autónoma. Así que si quieres saber cuáles son los platos típicos gallegos más populares del recetario de esta tierra, a continuación hacemos un repaso por algunas de sus comidas estrella. ¡Comenzamos!

Comida típica gallega

Gracias a esta gran variedad de productos de los que hablábamos en líneas anteriores, la gastronomía gallega destaca por ser tremendamente variada y deliciosa. Pero si hablamos de gastronomía gallega, tampoco podemos olvidarnos de mencionar los vinos típicos gallegos, entre los que destacan los vinos Albariño. Por si no lo sabías, la uva Albariño tiene un papel protagonista en la elaboración de los vinos D.O. Rías Baixas, que se caracterizan por ser vinos blancos frescos (ideales para tomar en los meses más calurosos del año), y por tener delicados aromas cítricos y florales.

Un ejemplo de vino Albariño refrescante y ligero es nuestro vino Faustino Rivero Ulecia Albariño (D.O. Rías Baixas), un vino que marida a las mil maravillas con todo tipo de pescados frescos, mariscos, aperitivos y tapas. Algo que hace de él el acompañante perfecto para disfrutar de todos estos platos gallegos que te vamos a mostrar a continuación:

1. Pulpo á Feira

Todo un clásico en los restaurantes y bares gallegos, se trata de un plato perfecto para tomar tanto a modo de tapa como en raciones para compartir entre más comensales. Aunque a simple vista se pueda llegar a pensar que es un plato fácil de elaborar ya que sólo cuenta con 3 ingredientes; pulpo cocido sobre una base patatas y pimentón (aderezado con un chorrito de aceite y sal), en realidad tiene su truco. Y es que la cocción del pulpo para que quede tierno y la textura perfecta que deben tener los cachelos son las dos claves del éxito de este plato.

2. Empanada Gallega

Empanadas hay muchas, pero como la auténtica “empanada gallega” solo una. Aunque existen una buena cantidad de variedades de esta empanada (la puedes encontrar de bacalao con pasas, de sardinillas e incluso zamburiñas y pulpo), la más típica y tradicional es la que se rellena con una mezcla a base de atún y pimientos.

Esta empanada resulta un aperitivo ideal para llevarse a la boca en cualquier momento del día. Apetecible, ¿verdad?

3. Lacón con grelos

Este plato reúne a dos de los productos estrella de la gastronomía gallega: el lacón; una carne muy jugosa que procede de las patas delanteras del cerdo blanco, y los grelos; una verdura de color verde intenso muy propia de los meses de invierno. Precisamente por esta razón, el lacón con grelos es un plato de puchero que se consume caliente, como un plato tradicional para luchar contra el frío y el mal tiempo.

4. Churrasco de ternera

Si eres un amante de la carne, probablemente este plato se sitúe próximamente en tu lista de platos favoritos. Y es que la «Ternera Gallega» tiene tanto prestigio que hasta dispone del sello propio “Indicación Geográfica Protegida”, una certificación que indica su labor de control y acreditación de garantía.

Para elaborar el churrasco se utiliza la parte del costillar más fina, que se marina previamente y a continuación se cuece a la plancha o sobre brasas. Como ves, se trata de un plato ideal para preparar en una jornada de barbacoa. Te recomendamos acompañar su degustación con un vino Albariño bien fresquito.

5. Caldo gallego

Nos encontramos ante otro plato gallego hecho para tomar durante los meses de invierno. El caldo gallego se alza como uno de las comidas gallegas más apropiadas para tomar en días lluviosos. Se elabora a partir de cachelos, berza, patata, alubias y un chorrito generoso de aceite de oliva al que también se le añade un hueso de lacón, tocino e incluso costilla.

¡Un plato que resucita a cualquiera!

6. Pimientos de padrón

Seguro que nada más leer pimientos del padrón ya se te viene a la mente la famosa coletilla «unos pican y otros no». Esto es porque muchas veces podemos encontrarnos con algún pimiento rabioso que nos aportará un ligero picor en el paladar.

Este plato tiene poco misterio, pues se trata de unos pimientos fritos de tamaño pequeño que se suelen servir, junto a unas patatas fritas, como guarnición de platos contundentes de carne. No obstante, están tan buenos que en muchos restaurantes y bares los puedes encontrar a modo de tapa o ración. ¿Te atreves a descubrir si estos pimientos pican de verdad?

7. Mariscada

Ir a Galicia y marcharse sin probar el marisco debería estar tipificado como delito. Las nécoras, las navajas, centollas, percebes, almejas o los mejillones son sólo algunos de los productos marinos que componen las míticas mariscadas. Por ello, es muy habitual que estos platos aparezcan en las primeras posiciones de las cartas de las marisquerías y restaurantes gallegos, gracias a la buena calidad y frescura de los mismos.

Y aunque aquí acabamos nuestro recorrido por la mesa gallega, estos no son todos los platos típicos gallegos que puedes encontrar en esta tierra, por lo que tampoco queremos dejar de hacer mención a platos tan exquisitos como la tortilla (especialmente la de Betanzos, que se caracteriza por estar poco cuajada, tiene una fama bien merecida), la zorza (una especie de carne picada condimentada con pimentón) o los callos con garbanzos. Y si no puedes vivir sin dulce, deberás hacer hueco en el estómago para probar la Tarta de Santiago o las filloas. ¡Todo un placer para los sentidos!

Si después de leer este post has empezado a tener morriña de Galicia y de sus comidas más emblemáticas, ¿a qué esperas para deleitarte con alguno de estos platos junto a una copa de vino Albariño?