Platos típicos de la gastronomía riojana

Los platos típicos de La Rioja son todo un reclamo en esta comunidad autónoma. Abundantes, ricos y variados, no dejan indiferente a ningún visitante. Un paseo por La Rioja, además de sus enclaves turísticos y sus famosos vinos, necesita una obligada parada por su gastronomía. 

Por eso, hacemos un recorrido por las singularidades y los platos más típicos de La Rioja. Porque también es posible viajar a través del paladar. Además, el maridaje se vuelve en esta tierra todo un arte que permite acentuar los sabores y aromas, y conseguir una experiencia más completa de todo lo que ofrece esta región.

Singularidades de la gastronomía riojana

La gastronomía riojana es, ante todo, variada. Encontrarás platos de todo tipo elaborados con carnes, pescados o verduras. Se trata de comidas preparadas a partir de productos de la tierra, fruto del trabajo de los riojanos y de las tradiciones que han conservado a lo largo del tiempo. El hecho de tener un paisaje diverso y un clima que favorece determinados cultivos, propicia esta singularidad y riqueza culinaria. Los viajeros lo perciben nada más pisar esta región y probar la comida típica de La Rioja.

Prácticamente cada rincón de esta comunidad autónoma destaca por algún producto característico, y este suele convertirse en el protagonista de numerosos y variados platos. Después, como suele ocurrir, cada cocinero le da su toque personal, pero la esencia siempre se mantiene.

Así, en La Rioja, abundan los espárragos, los pimientos y los tomates de calidad. Mientras, de manera específica, la zona de La Rioja Oriental, y en concreto en Rincón de Soto, es conocida por la producción de peras y melocotones. En cuanto a los encurtidos, sobresalen sus pepinillos, de los que cabe decir que son bastante famosos en la zona de Centro Europa, donde se exportan de forma habitual.

Por otra parte, son dignos de mención sus embutidos, entre los que el chorizo riojano se erige como principal protagonista. Este se encuentra presente en numerosos guisos. Aunque, a decir verdad, es igual de sabroso si lo comes solo acompañado de pan y, por supuesto, de un buen vino de la comarca. Tampoco debes obviar las morcillas, sobre todo una que es oriunda de La Rioja, de sabor dulce, algo que llama la atención de quien la prueba por primera vez. Hay otra propia de Haro, llamada delgadilla y que se usa principalmente para embutir las tripas de los corderos.

Platos típicos de La Rioja

Tras tener una idea de los productos propios de esta comunidad, solo nos queda combinarlos para descubrir algunos de los platos típicos de La Rioja. Ya verás que hay para todos los gustos.

Patatas a la riojana

Se conoce igualmente como patatas con chorizo y es una receta muy sencilla de elaborar a la par que sabrosa. Se trata de una comida típica riojana muy popular donde se utilizan patatas nuevas, chorizo de la región, pimiento choricero –también característico del lugar– cebolla, ajo y, si se quiere, se puede añadir laurel.

Pochas con codornices

Es uno de los platos más tradicionales del recetario riojano. Las pochas son unas alubias blancas que se guisan a fuego lento junto a la carne de codorniz. Para darle sabor, se añade ajo, cebolla y pimiento. En definitiva, un guiso caliente que sienta estupendamente en los meses de más frío.

Menestra de verduras

Aunque tal vez La Rioja no sea tan conocida por sus verduras, tiene un excelente suelo para cultivar muchas de ellas. Esto ha dado lugar a que entre sus comidas más frecuentes haya una suculenta menestra de verduras compuesta de espárragos, cebolla, alcachofas, judías verdes, puerros y guisantes, entre otras. Cada verdura se prepara de forma independiente para luego servirlas todas juntas al punto.

Bacalao a la riojana

Los ríos de la región son trucheros y hay excelentes platos riojanos con truchas. Sin embargo, en la opción de los pescados destaca la forma en la que se prepara el bacalao. Si conoces a alguien que ya lo ha probado pregúntale, realmente es una de las propuestas culinarias más llamativas. Se prepara con lomos de bacalao, tomates maduros, cebollas, pimientos secos, laurel y ajo.

Patorrillo

Este es el nombre de un suculento guiso hecho con las tripas del cordero lechal y con cabrito. Con las tripas se realiza una especie de madeja en cuyo interior se colocan las patas de cabrito. Después, se cuecen con sal, cebolla y laurel. Además, se condimenta con una salsa elaborada con ajo, perejil, harina, agua y trozos de jamón y tocino.

Chuletillas al sarmiento

En el apartado de carnes no podíamos dejar de mencionar este plato típico de La Rioja. Tan sencillo como exquisito: chuletillas, sal y sarmientos para el fuego. El truco está en su elaboración. La carne se calienta en una parrilla y sobre cada chuleta se extienden los sarmientos previamente transformados en brasas. Tras hacerse bien por ambos lados solo queda echar la sal y ya estarán listas para consumir.

Maridaje de vino y platos típicos de La Rioja

Ahora únicamente queda acompañar cada uno de estos platos típicos de La Rioja con un buen vino. Aunque el maridaje perfecto no existe, ya que en gran medida los gustos personales influyen en la selección de esta bebida, hay alternativas que encajan a la perfección con estos menús.

Un ejemplo claro de ello es el vino Marqués del Atrio Crianza. Este Crianza de las variedades Tempranillo y Graciano marida con todos los platos que te hemos propuesto. El gusto a taninos firmes y redondos lo hacen ideal para degustar junto a guisos contundentes, como las patatas a la riojana o el patorrillo. De igual modo casa muy bien con unas chuletillas al sarmiento, potenciando el sabor en todos los casos.

La forma más completa de probar la comida típica de La Rioja es, sin duda, acompañada de un buen vino como el que te hemos propuesto. Solo así podrás disfrutar al máximo con todos los sabores y sensaciones que te ofrece la gastronomía de la región.

Deja un comentario