Fin de la vendimia, ¿y ahora qué?

Recién terminada nuestra campaña de vendimia, ¡nos ponemos manos a la obra para procesar nuestra materia prima y elaborar nuestros vinos de autor a partir de una uva cultivada en el mejor terroir!

La vendimia es el pistoletazo de salida que da comienzo al proceso de elaboración del vino y la preparación de los viñedos para la siguiente cosecha. Es tiempo de cuidar la vid, preparar las cepas y la tierra para la siguiente cosecha. Y al margen de todas las primeras labores de selección, despalillado, prensado, tratamientos para la evolución del vino… los enólogos y los viticultores tienen otra misión tan importante como la de elaborar un buen vino, trabajar en la calidad de los del próximo año.

Una de las tareas que se llevan a cabo tras la recogida de la uva cada año, es la poda de los sarmientos. El sarmiento es la rama de la cepa de la vid de la que brotan las hojas, y los racimos. Cada año, tras la recogida de la vid, se podan para eliminar los sarmientos del año anterior, limitar su crecimiento y para mejorar la calidad de la uva. Durante este tiempo, también se realizan determinadas labores para preparar el terreno para la siguiente temporada. Sin cuidados como correcciones de nutrientes, equilibrios, control de plagas, tareas de canalización del agua de lluvia…, la cepa se desarrollaría no se desarrollaría en su máximo potencial e incluso podría llegar a no sobrevivir.

Una vez terminadas estas tareas de preparación se procede a la conducción de la vid, una tarea fundamental para controlar el crecimiento de la planta y preparar la planta ante posibles inclemencias meteorológicas o labores de campo de los propios trabajadores del viñedo. Desde nuestra bodega queremos enseñarte todos estos procesos y muchos otros. ¡No dejes de consultar nuestra web y todo lo que tenemos que ofrecerte para descubrir el mundo vitivinícola de primera mano!